Las emociones del padre durante el embarazo

Durante el embarazo, no sólo es la futura mamá la que experimenta gran cantidad de emociones, sino que el padre también es partícipe de éstas.

Padrre

Cambios emocionales ante la noticia del embarazo

Como muy bien afirman Brazelton y Cramer (1993), en el momento en que un hombre se entera de que va a ser padre es asaltado de forma inesperada por gran cantidad de emociones de diversa índole, puede sentir una inmensa alegría mezclada con gran ansiedad. Estas emociones estarán presentes durante todo el embarazo y, del mismo modo que en la mujer, irán variando según el momento.

Durante el embarazo el padre no queda impasible, sino que él también siente infinidad de inquietudes. Las vivencias del padre en relación al embarazo tienen cierta relación con los tres trimestres antes descritos para la mujer.

Primer Trimestre

Aunque el padre está orgulloso por el futuro nacimiento de su bebé, se siente desorientado por la incertidumbre de lo que supone el ser padre. Por su mente pasan gran cantidad de preguntas que le cuesta mucho exteriorizar, ya que de él se espera que transmita protección y serenidad a su pareja.

Por otro lado, el hecho de que en ocasiones puede parecer que ignoren el sentimiento de tristeza de su mujer; aunque no es exactamente esto lo que sucede. El padre se siente impotente, incapaz de encontrar soluciones a esas emociones que ni tan sólo la mamá sabe explicar.

Otro aspecto que cabe destacar es que a pesar de que padre y madre se sienten profundamente emocionados por su bebé, una de las primeras reacciones del padre es una sensación de exclusión, se siente desplazado. La mujer comienza a centrar casi toda su atención en ese bebé que todavía no ha nacido, y los familiares y amigos tan sólo se preocupan por la salud y el estado de ánimo de ella sin tener en cuenta al marido.

Segundo trimestre

Hay algunos padres que pueden experimentar un síndrome conocido como Síndrome de Couvade. De pronto el papá empieza a tener cambios en el apetito, en el humor, insomnio, dolores de espalda o de cabeza, náuseas, etc. muy similares a los cambios emocionales y físicos de la mamá.

Las causas de este hecho pueden ser variadas:

  • Necesidad de exteriorizar la ansiedad que siente por el parto.
  • Celos inconscientes por la habilidad femenina para la gestación.
  • Identificación con el feto.
  • Culpabilidad inconsciente por haber causado el embarazo.
  • Etc.

Es cierto que en el hombre también se producen ciertos cambios hormonales durante el embarazo, y evidentemente, esas hormonas que se segregan a través de su sistema nervioso influyen en su estado psicológico.

Tercer trimestre

Al igual que la madre, el padre también desarrolla un instinto paternal. Durante el embarazo, en el padre se van sucediendo gran cantidad de emociones, pero es en este tercer trimestre cuando se desencadena un gran sentimiento de ternura hacia el bebé que va a nacer.

En el padre se despliega un fuerte instinto de protección tanto hacia su mujer como hacia su hijo; este instinto paternal se traduce en un estado de alerta ante cualquier problema que surja.

Pero a pesar de este papel protector del padre, en su interior también aparecen ansiedades y preocupaciones ante la inminencia del parto. (Rodríguez, 2003: 47)

Fuente:  Embarazo de emociones. (Romina Canónigo Pizarro)

Bibliografía

  • Brazelton, T., y Cramer, B. (1993) La relación más temprana. Padres, bebés y el drama del apego inicial. Barcelona: Paidós.
  • Brazelton, T. (1994) Su hijo. Momentos clave en su desarrollo desde el periodo prenatal hasta los seis años. Cambridge (Mass.): Perseups cop.
  • Corbella, J. (1994) Enciclopedia descubrir la Psicología. Tomo 8. Tener hijos. Psicología del embarazo y del parto. Barcelona: Ediciones Folio S.A.
  • Rodríguez, M. (2003) Pronto seremos tres. La aventura de ser padres por primera vez. Barcelona: Parragón Ediciones, S.A. 
Anuncios