¿Afectan al feto las emociones de la madre?

472629_25673754

Todos somos producto de nuestra historia de desarrollo en el útero materno.

Pampa Sarkar

Os puedo confesar que una de mis preocupaciones esenciales es la preparación al parto, pero no sólo la física, sino y sobre todo, la emocional.

Hace poco alguien me comentaba: “La mayoría de la gente se dedica a la preparación al parto y no sabe que la más importante es la crianza.”  Bueno, esa era su percepción, la mía es totalmente distinta: primero los cimientos y después la casa.

Algo que me preocupa desde siempre es el estado emocional de la madre. Por eso he recogido investigaciones que resuelven mi preocupación. Sigue leyendo.

¿Afectan al feto las emociones de la madre?

Según el modelo bio-psico-social propuesto por D. R. Rutter y Lynn Quiner “las emociones químicas” de la madre afectan al feto de manera que este evocaría las mismas respuestas emocionales de la madre, junto con sus respectivas consecuencias y sensaciones fisiológicas.

Los niveles prenatales de ansiedad en la mujer embarazada, afectan no solo la vida del bebé, sino también a su futuro. El estrés y la ansiedad de la madre de manera continuada pueden conducir en un futuro a que el niño presente problemas de atención , hiperactividad y, posiblemente, de conducta.

La Psicobióloga Vivett Glober: el modo en que el bebé se desarrolla en el útero afecta al niño durante toda la vida. Y la manera en la que el bebé se desarrolla en la matriz depende del estado de la madre de su alimentación y de sus emociones.

¿Entiendes ahora por qué considero fundamental que el trabajo se haga desde la base?

Me encantaría saber que opinas tú.

Anuncios

El control sobre el manejo del dolor en el parto: la autohipnosis

Es posible tener un parto con relativamente poco dolor, pero es recomendable que se prepare, planeando algunas estrategias para manejarlo. Planear cómo actuar ante el dolor es una de las mejores maneras de asegurarse de que permanecerás calmada y de que serás capaz de controlarlo cuando llegue el momento.

916556_10366876

El trabajo del parto conlleva unas contracciones de los músculos, presión sobre el cuello uterino y la  presión que ejerce la cabeza del bebé sobre la vejiga  y los intestinos. Todo esto, así como el estiramiento del canal del parto y la vagina, produce dolor.

Pero, el umbral del dolor es diferente en cada mujer y, lo que para unas se puede asemejar a los dolores de la  menstruación, para otras es como un cólico nefrítico o cólico renal. Y, las que lo hayan padecido, seguramente podrán  confirmar que es un dolor intenso en el abdomen, las ingles y la espalda, seguido de un malestar general.

Es curioso porque, a menudo, lo que la mujer comenta, no son los dolores en sí, sino la regularidad de las contracciones y el poco tiempo que queda para la recuperación entre una y otra.

Por eso, cada vez son más las mujeres embarazadas que deciden utilizar la  autohipnosis como un recurso para lidiar con el dolor propio del parto en lugar de utilizar las medicaciones convencionales.

¿Qué ventajas tiene la autohipnosis para el parto?

 La autohipnosis puede tener los siguientes beneficios para la futura madre:

  1. Reducción de la cantidad de anestesia química que podría necesi­tarse. La menor cantidad de anestesia supone menos efectos inde­seables después del parto, y minimiza también los riesgos de la anestesia, tanto en la madre como en el bebé.
  2. La autohipnosis disminuye el temor, la tensión y el dolor, tanto antes como durante el proceso del parto.
  3. Hay más control de las dolorosas contracciones uterinas sin necesi­dad de medicamentos.
  4. Se acelera la recuperación después del parto.
  5. Aumenta la resistencia de la madre al cansancio, y se hace mínimo su agotamiento.
  6. La madre experimenta más el parto y, de ello, puede sacar una mayor sensación de realización y de labor cumplida.

La hipnosis también ayuda a la recién mamá a mantener un estado físico y mental óptimo en el estado anímico post-parto.

Un caso de máxima actualidad es el de Kate Middleton,

La prensa asegura que la duquesa de Cambridge ha decidido dar a luz ayudada por la hipnosis para evitar los dolores del parto, y apuntan a que hizo uso de ella en los primeros meses de embarazo para evitar las náuseas.

La hipnosis es considerada un recurso válido, reconocido por la OMS, tanto para el embarazo como para el parto.

Cómo son nuestras sesiones de preparación al parto

Comenzamos a trabajar con la autohipnosis bastante antes de la fecha pre­vista para el parto. Un buen momento para empezar es el quinto o el sexto mes del embarazo.

En sesiones diferentes, trabajamos la relajación, la comprensión de tus temo­res y preocupaciones, la formación de una imagen positiva de ti  misma,  el ejercicio de yoga prenatal  y el control del dolor.

Usamos sugestiones de apoyos poshipnóti­cos que favorezcan la respiración relajada a fin de controlar los factores estresantes físicos, emocionales o psicológicos que suelen acompañar el embarazo.

Utilizamos procesos o acontecimientos naturales para crear apoyos poshipnóticos; procesos tales como las contracciones, la presencia del marido o compañero e, incluso, las actividades concretas que supone el ir al hospital.

Mediante la visualización y las sugestiones para cada objetivo, confeccionamos ideas para crear un guión eficaz, flexible y relajador que tú puedes leer o grabar. Puedes  incluso llevar la grabación a la sala de parto y escucharlo allí.

Por medio de las clases de hipnoterapia, aprenderás técnicas de autohipnosis que te ayudarán a manejar y a soportar el dolor de la mejor manera posible. La hipnosis te permitirá autoanestesiarte sin necesidad de utilizar ninguna clase de calmante o de medicación especialmente formulada para este fin, lo cual será mucho más seguro y saludable tanto para ti como para tu bebé. Además, tendrás control absoluto sobre el manejo del dolor.

Tu participación activa en el parto con la autohipnosis te proporcio­nará muchísima satisfacción.