¿Por qué los niños no vienen con manual de instrucciones?

Mano grande de mamá sostiene la mano pequeñita de su bebé. Ambas manos abiertas.

Muy fácil, porque el instinto de una madre basta para saber qué hacer en cada situación. El problema es que hemos dejado de atender a nuestros instintos, hemos perdido la capacidad de “oír” a nuestros hijos y creemos que no sabemos nada, que no seremos capaces de criar a nuestro hijo sin ayuda. Y, como consecuencia de ello, corremos a pedir ayuda al Dr. Google o a la vecina antes de escuchar a nuestro corazón y hacer lo que ya sabemos, hacer aquello para lo que estamos preparadas, criar a nuestro hijo.

Piensa que tu bebé es distinto de TODOS los bebés del mundo. Ha tenido su propia experiencia durante el embarazo, sus propios estímulos, su llegada al mundo será única y distinta de los demás, sus papás, su familia, su entorno. TODO es distinto e irrepetible de un bebé a otro, incluso si son hermanos. Por eso es importante entender las necesidades de cada bebé por separado y olvidarse de lo que le hizo bien al hijo de la vecina, a tu amiga o, incluso, a tu madre.

La vida comienza en el útero no en la sala de un hospital. Durante ese tiempo, el bebé y la madre forman un único ser. El bebé no sabe lo que es pasar hambre, tener frío o estar solo. Está las 24 horas con mamá, ella lo cuida, lo protege, lo alimenta y le da cariño. ¿Por qué cuando llega a este mundo todo eso se pierde? ¿Acaso es un castigo nacer?

Hasta los dos años el niño se considera parte de la madre, no sabe que es un ser independiente, por tanto tiene necesidad física y emocional de ella. No está enmadrado. No está mimado. NO. Constituye una etapa normal de su desarrollo y si luchamos contra ella es cuando surgirán problemas.

Cuando nace un potrillo es capaz de ponerse en pie a las pocas horas, reconocer a su madre entre todas las de la manada y alimentarse cuando lo necesita. Lo mismo ocurre con otras especies. Sin embargo, el bebé cuando nace no es capaz ni de girarse sobre su cuerpo y es dependiente para todo. Según una teoría, esto se debe a que la gestación se acortó en la mujer al pasar a una posición erguida. La posición vertical supone que la pelvis debe soportar todo el peso del bebé durante el embarazo y que se convierte en canal de paso durante el parto. Esto condiciona un tamaño límite del bebé. Esta teoría mantiene que el bebé debería permanecer en el útero unos 6 meses más, pero como esto no es posible hay que realizar una exterogestación durante este tiempo. Esto es, mantener, en la medida de lo posible, las condiciones que tenía el bebé en el útero: amamantarlo a demanda; contacto piel con piel (de la madre o del padre); brazos, brazos y más brazos, cogerlo todo lo que se quiera y más; colecho; y lo más importante de todo, no dejarlo llorar.

Todo esto reforzará el apego y desarrollará su autoestima de tal forma que cuando aprenda a moverse por sí mismo y quiera explorar el mundo que le rodea, tendrá la suficiente confianza para poder separarse de su madre sin que ello le suponga un momento de pánico y estrés.

Autora: Virginia Rubio Quintana (Veterinaria, Maestra infantil, madre y colaboradora en el blog)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s