Una buena autoestima: te beneficias tu y se beneficia tu bebé

Es muy grato ver  llegar a las mamás con sus bebés y poder compartir  ese espacio  que nos brinda la oportunidad de  conocernos un poquito más.

Seguimos trabajando la autoestima.  Ya hemos descubierto qué es lo que hace que baje o desaparezca, y ahora vamos a comenzar a aprender estrategias y recursos que nos ayude a incrementarla.

Imagen en blanco y negro. Mujer de 30 años aproximadamente que mira arriba y sonríe.

El próximo viernes el tema es:

Cómo incrementar tu autoestima. ¿Te lo vas a perder?

Queremos invitarte a compartir este espacio.  Además de beneficiarte tú, también lo hace tu bebé. Piensa que lo que puedas modificar ahora, para encontrarte mejor, va a revertir en toda la familia, aunque por supuesto, la más favorecida sigues siendo  tú.

Aprovecho para compartir esta reflexión que hicimos en el grupo sobre el términos autoestima.

En el diccionario aparece.

Autoestima: Valoración generalmente positiva de sí mismo.

Y yo me pregunto: ¿tenemos consideración y aprecio por nosotras mismas? Vamos a ver el símil que hago para explicar gráficamente como responde un animal y como respondemos nosotras.

Como bien podréis recordar, antes la basura de la casa se metía en bolsas de plástico y se dejaba en un apartado de la calle para que lo recogieran los empleados del ayuntamiento. Los gatos y los perros vivían opíparamente rebuscando por todos los rincones y deshaciendo las bolsas para comerse los desperdicios.

Según han ido pasando los años y la economía ha ido subiendo, prácticamente todas las ciudades y pueblos tienen contenedores, donde se echan las basuras y se cierran casi herméticamente. Con lo cual, los animales que antes vivían de ello, ya no pueden hacerlo.

Y mi pregunta es: ¿habeis visto a algún gato o perro al lado del contenedor diciéndose para si mismo , que pena, ya nadie me quiere, me han abandonado, seguro que me muero de hambre, que va a ser de mí….? Yo os digo que no. El gato se ha buscado sus recursos para no quedarse sin comer y sigue dando gracias a la vida por sobrevivir. Han cambiado las circunstancias, pero él se considera y aprecia su vida.

Nosotros, con todo nuestro cerebro pensante, con todas nuestras posibilidades, con toda nuestra inteligencia, somos los únicos que ante un cambio o una situación, nos regalamos frases como estas. “Nunca llegaré a nada”, “esto es insoportable”, “nadie me comprende”, “todos deberían saber lo mal que lo estoy pasando”, “es horrible vivir así”, “soy una inútil” etc, etc.

Fijaos en que aún siendo los seres más inteligentes y mejor dotados de la naturaleza, somos los que más nos despreciamos y nos infravaloramos.

Es importante saber que hay palabras que nos dañan y, posiblemente no seamos conscientes de ellas cuando las pronunciamos. “Todo”, “Nada”, “Siempre”, “Nunca”, “Jamás”, “Debería”, “Horrible”, “Insoportable”… son absolutismos que nos cierran la puerta  a cualquier posibilidad. Piensa que entre el blanco y el negro, está el gris. Y que entre siempre y nunca, está  “a veces”.

Quiero transmitirte que cuanto más flexible sea tu vocabulario más flexible será tu vida.

Ánimo y a “cazar” esas palabras que con tanta facilidad se filtran en nuestro vocabulario.

Imagen: Beth McDonald, Stock.xchng

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s